Asperger

Es un trastorno del desarrollo de base neurológica. Afecta de 3 a 7 por cada 1.000 personas, y se manifiesta con mayor frecuencia en los niños que en las niñas. La problemática adquiere mayor significación durante la niñez y la adolescencia por cuanto, con las diferentes estrategias de tratamiento, los adultos pueden encarar estudios superiores, formar una familia, e insertarse en el mundo laboral.

 Al ser recientemente reconocido por la comunidad científica -fue incorporado en el Manual de Psiquiatría DSM-IV en el año 1994- es un desconocido entre la población general y los profesionales aún están poco familiarizados con sus características y tratamiento.

 La persona que lo padece tiene un aspecto externo normal, suele ser inteligente y adquiere el lenguaje con normalidad aunque en algunos casos se desarrolla más tarde, pero tiene problemas para relacionarse con los demás.

Los padres suelen percibir esta diferencia hacia los 2 hasta los 7 años, buscando una ayuda que en muchas ocasiones no es la apropiada.

 Características

No existen dos seres humanos iguales. Las personas con Síndrome de Asperger comparten ciertas características, pero difieren en otras. Cada persona con Asperger es singular y única. Las siguientes características nos sirven de guía, para sospechar que una persona pueda tener esta discapacidad. Sólo después de verlas todas podemos tener una visión de conjunto, y sólo si creemos que se adaptan a las peculiaridades del niño debemos buscar asesoramiento profesional.

Es en la edad escolar cuando los padres empiezan a preocuparse por ciertas conductas de su hijo que no acaban de comprender. Es entonces cuando esta información puede ser más útil y es por ello que muchas de las siguientes afirmaciones hacen referencia a dicho periodo en el desarrollo.

  • HABILIDADES SOCIALES Y CONTROL EMOCIONAL

      No disfruta normalmente del contacto social.

      Se relaciona mejor con adultos que con los niños de su misma edad.

      Tiene problemas al jugar con otros niños.

      No entiende las reglas implícitas del juego.

      Quiere imponer sus propias reglas al jugar con sus pares.

      Quiere ganar siempre cuando juega.

      Prefiere jugar solo.

      Le cuesta salir de casa.

      El colegio es una fuente de conflictos con los compañeros.

      Por lo general no le gusta ir al colegio.

      Es fácil objeto de burla y/o abusos por parte de sus compañeros, que se suelen negar a incluirlo en sus equipos.

      No se interesa por practicar deportes en equipo.

      Tiene poca tolerancia a la frustración.

      Cuando quiere algo, lo quiere inmediatamente.

      Le cuesta identificar sus sentimientos y tiene reacciones emocionales desproporcionadas.

      Llora fácilmente por pequeños motivos.

      Cuando disfruta suele excitarse: saltar, gritar y hacer palmas.

      Tiene más rabietas de lo normal para su edad cuando no consigue algo.

      Le falta empatía: entender intuitivamente los sentimientos de otra persona.

      Puede realizar comentarios ofensivos para otras personas sin darse cuenta, por Ej.: “que gordo”.

      Tiene dificultad para entender las intenciones de los demás.

      No tiene malicia y es sincero.

      Es inocente socialmente, no sabe cómo actuar en una situación.

      A veces su conducta es inapropiada y puede parecer desafiante.

      No entiende los niveles apropiados de expresión emocional según las diferentes personas y situaciones: puede besar a un desconocido, saltar en una iglesia, etc..

      No se interesa por la última moda de juguetes, cromos, series TV o ropa.

  • HABILIDADES DE COMUNICACIÓN

      No suele mirarte a los ojos cuando te habla.

      Interpreta literalmente frases como: “hay miradas que matan”.

      Se cree aquello que se le dice aunque sea disparatado.

      No entiende las ironías como: “A ti no te gustan los helados”.

      Habla en un tono alto y peculiar: como si fuera extranjero, cantarín o monótono como un robot.

      Posee un lenguaje hiperformal, hipercorrecto.

      Inventa palabras o expresiones idiosincrásicas.

      En ocasiones parece estar ausente (como en la luna), absorto en sus pensamientos.

      Habla mucho.

      Se interesa poco por lo que dicen los otros.

      Le cuesta entender una conversación larga.

      Cambia de tema cuando está confuso.

  • HABILIDADES DE COMPRENSIÓN

Le cuesta trabajo entender el enunciado de un problema con varias frases y necesita que le ayuden explicándoselo por partes.

      Tiene dificultad en entender una pregunta compleja y tarda en responder.

      No comprende por qué se le riñe, se le critica o se le castiga.

      Le es difícil entender cómo debe portarse en una situación social determinada.

      Tiene problemas para vestirse.

      Se suele poner las zapatillas o la camiseta del revés o no encuentra el camal del pantalón.

      Suele no ser bueno con los puzzles.

      Tiene una memoria excepcional para recordar datos, por ejemplo: fechas de cumpleaños, hechos sin importancia, etc…

      Le gustan las asignaturas lógicas como las matemáticas y las ciencias en general.

      Aprendió a leer solo o con escasa ayuda a una edad temprana.

      Su juego simbólico es escaso (juega poco con muñecos) o demuestra escasa imaginación y creatividad.

      Es original al enfocar un problema o al darle una solución. Tiene un gran sentido del humor.

  • INTERESES ESPECIFICOS

      Está fascinado por algún tema en particular y selecciona con avidez información o estadísticas sobre ese interés. Por ejemplo, los números, vehículos, mapas, clasificaciones ligueras o calendarios.

      Ocupa la mayor parte de su tiempo libre en pensar, hablar o escribir sobre su tema.

      Suele hablar de los temas que son de su interés sin darse cuenta si el otro se aburre.

      Repite compulsivamente ciertas acciones o pensamientos. Eso le da seguridad.

      Le gusta la rutina.

      No tolera bien los cambios imprevistos (rechaza un salida inesperada).

      Tiene rituales elaborados que deben ser cumplidos. Por ejemplo, alinear los juguetes antes de irse a la cama.

  • HABILIDADES DE MOVIMIENTO

       Tiene una pobre coordinación motriz.

       No tiene destreza para atrapar una pelota.

       Tiene el niño un ritmo extraño al correr.

       Le cuesta abrocharse los botones o hacer un lazo con la cordonera de los zapatos.

  • OTRAS CARACTERISTICAS

      Miedo, angustia o malestar debido a:

      Sonidos ordinarios, como aparatos eléctricos.

      Ligeros roces sobre la piel o la cabeza.

      Llevar determinadas prendas de ropa.

      Ruidos inesperados.

      La visión de ciertos objetos comunes.

      Lugares ruidosos y concurridos.

      Ciertos alimentos por su textura, temperatura.

       Una tendencia a agitarse o mecerse cuando está excitado o angustiado.

       Una falta de sensibilidad a niveles bajos de dolor.

       Tardanza en adquirir el habla, en pocos casos.

      Muecas, espasmos o tics faciales inusuales.

Fuente de la Información:

http://asperger.org.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=3&Itemid=48

http://asperger.org.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=11&Itemid=49


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s